lunes, 16 de octubre de 2017

Tesorero y Peña Vieja desde El Cable

28/09/2017
Macizo de los Urrieles. Picos de Europa
Camaleño (Cantabria)

Había pasado el verano y yo seguía debiéndole una ruta por Los Urrieles a Bedia. Así que aprovechando el "veroño" que nos está tocando este año, le propuse arrimar a Fuente Dé y ascender al Tesorero, seguramente la mejor cima para que alguien que no conoce el macizo visualice el paisaje desértico y casi diría que lunar de la zona alta de los Picos de Europa. Y ya que estábamos allí y pese a los horarios un poco justos del teleférico, no iba a dejar pasar la oportunidad de acercarme también a la cumbre de Peña Vieja, para volver a pisar dos cimas que hacía muchísimos años que no visitaba.

Inicio/Fin: Estación Superior de El Cable
Distancia: 15,5 Km
Desnivel máximo: 760 m
Desnivel positivo acumulado: 1.235 m
Tiempos: 7 horas
Observaciones: La ascensión al Tesorero está catalogada según algunas guías como F+ o PD Inf. y presenta una corta y sencilla trepada en la parte final (II).


El horario del teleférico ya era de 10 a 18 horas, así que no nos iba a sobrar mucho tiempo. Subimos en el tercero del día con una mañana radiante.


Habituales vistas desde El Cable (1.834 m) sobre el valle del Deva.


Remoña, Salinas, Padiorna, ...


Unas pocas fotos y enseguida nos vamos por el habitual camino de La Vueltona. Pese a que subía mucha gente en el teleférico, se veían pocos montañeros.


Vamos dejando a la izquierda los Hoyos de Lloroza, mayormente secos, con la Canal de San Luis al fondo.


La inconfundible Torre de Horcados Rojos siempre al frente.



Alcanzamos La Vueltona (1.960 m) y entramos en el reino de la caliza. De aquí para arriba poco o nada de verde.



Aunque el Tesorero se ve casi desde El Cable, esperé a estar más o menos a esta altura para indicarle a mi compañero la cumbre del día, a la izquierda de la Torre de Horcados Rojos. Una pirámide perfecta, la del Tesorero.


Pasando bajo Peña Vieja, remontamos la ladera del Jou sin Tierra para acercarnos a la pared de Horcados Rojos, en la que ya hay escaladores. La gente que se ve en la senda da la medida de las dimensiones de esta pared. Toca perder unos metros.


Llegamos al cruce del camino de Cabaña Verónica. Habíamos venido a la par que un par de montañeros vitorianos. Aquí entablamos conversación y seguimos juntos hacia el collado de Horcados Rojos.


La llegada al collado de Horcados Rojos (2.344 m) siempre impresiona. No importa las veces que te hayas acercado hasta aquí. La altura sobre el Jou los Boches y la vista de la cara sur del Urriellu son cosas que no se olvidan.


Nos inmortalizamos con el Urriellu.


Aunque los vitorianos no traían más planes que subir hasta el collado, los animo a venirse con nosotros al Tesorero. Les aseguro que se trata de una ascensión sencilla y me comprometo a guiarlos a cumbre. Desde el collado cortamos a la izquierda, aproximándonos a la base de las Peñas Urrieles. Todo el trayecto está perfectamente jitado.


A nuestras espaldas se alza la Torre de Horcados Rojos que desde este lado oeste no tiene nada que ver con las verticales paredes que ofrece su cara sur.


Nos situamos bajo las Peñas Urrieles con su característico ojal. Aquí una senda desciende a la derecha. Es el paso hacia Arenizas y la Horcada de Caín. Nosotros sin embargo debemos bordear su base a la izquierda.


Vamos ganando metros poco a poco, siempre de forma sencilla.


En el cruce de la cara sur de las Peñas Urrieles se cruza una ladera despejada con buena huella de paso por la que se sube a ganar un hombro.


Ya tenemos cerca el cono cimero del Tesorero. La mejor ruta a cumbre cruza desde el hombro hacia la derecha.


Dejamos las mochilas al pie de una zona bastante descarnada que puede ser el tramo más complejo de la ascensión. Por encima se sigue por una ladera más tendida con buena huella de paso.



El acceso a la cumbre como tal requiere una corta y sencilla trepada (II) con buenos apoyos que puede hacerse por una corta chimenea en la que además se va protegido y sin sensación de patio.


Y por fin alcanzamos la cumbre del Tesorero (2.570 m), con el Torrecerredo al fondo. Muchos, muchísimos años los que hacía que no venía hasta aquí. Demasiados.


La zona del Llambrión con la Palanca a la derecha. El Jou Tras Llambrión era la única zona donde aún se veía algo de nieve en todo el macizo.


Una más hacia Urriellu con los Tiros Navarros a la derecha.


Tiros Navarros, Agujas de Santa Ana y Peña Vieja. Por delante de ella, la Torre de Horcados Rojos.


Ya al otro lado del valle del Cares alcanzamos a ver el Macizo del Cornión.


Zoom a la Peña Santa.


La Párdida y el Neverón de Urriellu.


Al fondo las montañas palentinas, con el Curavacas a la izquierda y el Espigüete a la derecha. En medio la zona de Peña Prieta.


Bajo nosotros, la cúpula de Cabaña Verónica.


Estuvimos un buen rato en cumbre y la disfruté como si fuera la primera vez y sin embargo, ya en casa, me di cuenta de que tampoco había sacado demasiadas fotos. Ni una de detalle del Torrecerredo o La Palanca, ni un zoom a Urriellu. Al rato, nos volvimos para abajo por donde habíamos subido. Destrepando con cuidado en la corta canal.


Y más cuidado si cabe en la zona descarnada que nos deposita en el hombro donde habíamos dejado las mochilas. Sin ser muy vertical presenta mucha piedra suelta.


Luego ya bajando hacia la base de Horcados Rojos.


Atrás se queda el Tesorero. A ver si no tardo tanto en volver a hacerle una nueva visita.


En vez de irnos de nuevo a la collada de Horcados Rojos, cortamos para salir directos a la senda que bordea la Torre.


Bajando por las Peñas Urrieles.


Al alcanzar el cruce de Cabaña Verónica pongo en marcha el Plan B que traía en mente. Nos despedimos de los vitorianos que se van ya para El Cable y yo dejo a mi compañero en el refugio de Cabaña Verónica (2.325 m), para que lo conozca y coma allí tranquilamente tomándose una cerveza con la visión del Tesorero, mientras yo me acerco en un momento a Peña Vieja. Hacía tantos años que no la visitaba como al Tesorero y venía con el antojo.


Así que bajo rápido por el camino que bordea la base de Horcados Rojos.


Y alcanzo el cruce de la senda que sube al collado de La Canalona, por el que tomo.


Guapo el camino, que casi ni recordaba. Tallado y hasta armado en algún tramo, va ganando altura  rápidamente sobre la senda que desciende hacia La Vueltona.


Paso bajo la Aguja de la Canalona.


Y ya veo el collado de La Canalona.


El último tramo está muy descarnado, pero se sube bien. Alcanzo el collado (2.444 m), de espectaculares vistas y jalonado de agujas.


Y ya veo Peña Vieja. Aunque parece estar cerca me restan aún cerca de 200 m de desnivel a cumbre. Bajo ella se abre un jou tapizado de "boches", esos pequeños hoyos que forma la nieve al ir disolviendo la caliza.


Subo a buen ritmo y solo me paro para charlar con un par de montañeros. Cuando me cruzo con ellos, me saludan y es entonces cuando me doy cuenta de que se trata de Jorge y su mujer. La última vez que coincidí con él subimos los Huertos del Diablo en Ubiña. A la espalda (dcha) voy dejando los Picos de Santa Ana.


Último arreón y gano la cresta.


Y cima de Peña Vieja (2.613 m), una cumbre a la que tenía muchas ganas de regresar por varios motivos.


No es que tenga mucho tiempo, ya que el teleférico marca la hora límite de llegada a El Cable, pero aún así estoy un buen rato en cumbre, sacando fotos, comiendo y recordando a Carlos, ya que fue aquí donde sufrió el fatal accidente que nos privó para siempre de su compañía. Tiro una serie de fotos en círculo, la primera hacia el macizo de Ándara.


Cumbres Avenas, con el collado de Cámara a su izquierda, por donde estuvimos hace un par de meses en una ruta preciosa que os conté AQUI.


Justo delante Peña Olvidada. Al otro lado del valle del Deva el Coriscao y al fondo una vez más Curavacas, Peña Prieta y Espigüete.


Abajo se ve el camino que desde La Vueltona sube hacia las minas de Altaiz.


El sector del Llambrión.


Peña Santa levantando sobre el Tesorero, de donde acabo de bajarme.


Torrecerredo se alza sobre la doble cumbre de los Picos de Santa Ana. A estos también les debo una nueva visita y de haber tenido tiempo me hubiera gustado acercarme, pero hoy ya no sería posible.


El anfiteatro del Urriellu se deja ver.


Tirando de zoom al norte, el pueblo de Sotres.


Os dejo una panorámica de unos 270º de las vistas desde cumbre (pichad en ella para verla en grande).

https://57cf232b-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/pelescaleyes3/panoramicas/p_tesorero%20%2860%29.jpg?attachauth=ANoY7cphHBMB8G5YIaOWQIuYUHXKEnWMBq-ssFHHka8Ib2JybPxvuxUhh1fJ9Q75O3F4CspFmAafulOlBybUGOiQCBBAIsvtYZADBOGjIBYv_aiVOwiNg2oi5bj-lVHw0JhXxsnvZ__Y4EGNRKw3Vs9CZem6Xpyhg-207hWyeAJE6DHgXqbMjV3kPPuGb3VJ_DCUvzv1zj9o8knfyr0o9kB1FBfmSbwO82YD37SRrhTvwLi5D7zhr2U52YgMEhnmFawX1tLO_Br2&attredirects=0

Tocaba bajar. Había calculado los tiempos y había quedado nuevamente con Bedia en el cruce de la senda de Cabaña Verónica con la del collado de la Canalona, así que autofoto y para abajo.


Nuevamente hacia el collado de La Canalona, dejando a la derecha los llamativos boches y con los preciosos Picos de Santa Ana al frente (dcha).


Me despido de Peña Vieja. Hasta más ver.


Y encaro el collado de La Canalona. La verdad es que si no lo conoces, la llegada desde arriba impresiona, ya que parece que no va a tener bajada o que esta va a ser muy mala.


Podría cortarse a derecho para salir a la senda que desciende hacia La Vueltona más abajo, aunque yo tengo que volver por donde subí.


Llego al cruce a la hora programada. Bedia ya estaba allí esperándome. De nuevo juntos empezamos a bajar por el Jou Sin Tierra.


Vamos despacio. Llegaremos de sobra al teleférico, así que podemos disfrutar del entorno.


Pasamos de nuevo junto a los Pozos de Lloroza.


Y un poco por debajo de la Horcadina de Cavarrobres le tiro la última foto al Tesorero.


Una nueva foto de las vistas que ofrece El Cable y para abajo.


Y ya en Fuente Dé tocaba celebración. Una primera birra por las cumbres conquistadas. Otra, ya de camino a casa, por las buenas noticias que había recibido Bedia. La jornada no habría podido salir mejor.


Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

12 comentarios:

  1. Siempre volvemos al reino de la caliza. Preciosa y evocadora ruta,amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es verdad. Yo si un verano no me paseo por Picos un par de veces es como si no hubiera verano. Este año me pasó así. No fui en todo el verano, pero no lo hice mal en otoño, aprovechando que las temperaturas ayudaban a ello.
      Saludos

      Eliminar
  2. Dos montañas que a nosotros nos gustaron mucho. Aprovechando la prolonganción del verano, esta época es muy apañada para sacar rutas curiosinas por allí.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este vernño nos vino de perlas para estirar el verano.
      Saludos

      Eliminar
  3. Mira que son bonitos esos Picos de Europa, y el pedazo reportaje que nos regalas hoy, así nos lo recuerda...El tesorero lo tengo en pendientes, Peña Vieja ya la taché de mi lista aquel fatídico día.
    Una gozada como siempre pasar por aquí Javi.
    Abrazotedecisivo, y cuando vengas al Fontañán avisa eh!!! jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues conociéndote, el Tesorero no te lo recomiendo. En cambio yo creo que harías bien en acercarte a Peña Vieja. Yo quiero pensar que a Carlos le gustaría que subieras y la ascensión es muy sencilla.
      Y no te preocupes. Si voy al Fontañán, aviso.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Guapa ruta Javi. Las fotos y explicaciones fabulosas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebastian. Son ascensiones conocidas, pero yo creo que siempre se agradece volver a ellas, o ver reportajes de esa zona.
      Saludos

      Eliminar
  5. Volver y volver a la caliza ¿qué tendrá esa roca que tanto atrae?. Gracias por enseñarnos tanta belleza. Un abrazo, muchachote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que no puedo pasar un año sin pasearme un par de veces al menos por Picos. No se que tiene, pero llama.
      Un abrazo

      Eliminar