lunes, 13 de noviembre de 2017

Peña Llagareyu. Entre el Gumial y el Fielato

24/10/2017
Sierra las Matucas
Concejo de Aller (Asturias)

Por luz y color el otoño es para mi, la época más guapa para hacer montaña. Guapa y efímera, pues los tonos otoñales duran un suspiro, así que había que aprovechar y hacer alguna ruta por hayedo antes del cambio de hora de finales de octubre. Para colmo de males,  en un año tan raro como el que estábamos pasando, de profunda sequía y elevadas temperaturas, los bosques distaban mucho de estar pletóricos de color. Solo unos días antes lo habíamos comprobado por Somiedo. Hoy probaríamos fortuna por Aller, con la conocida ruta que sigue el PR.AS-48 entre Cuevas y El Fielato, subiendo por el hayedo del Gumial, a la que nosotros añadiríamos la modesta pero vistosa cumbre de la Peña Llagareyu.

Inicio/Fin: Cuevas. P.K.: 17+300 AS-253
Distancia: 13,7 Km
Desnivel máximo: 780 m
Desnivel positivo acumulado: 780 m
Tiempos: 4 y 1/2 horas


En anteriores visitas al Gumial había partido de la Curva Las Calzas, pero en esta ocasión veníamos en plan exprés después de trabajar, así que subimos el coche hasta un apartadero que hay como a kilómetro y medio más arriba y que nos ahorraría 3 Km de ruta. Allí mismo cruzamos la carretera y bajamos por una estrecha senda, cuando ya veíamos el valle del Gumial por donde íbamos a ascender.


La senda nos deposita en la pista que asciende desde la Curva las Calzas, justo a la altura del puente que cruza sobre el río San Isidro.


Parece que el invierno se acerca y la gente acapara leña.


Dejamos atrás las fincas de El Carrozal y pasamos junto a las cabañas de La Yana.



Una vista sobre el fondo del valle y la carretera de San Isidro. Bajo ella se ve la pista que asciende desde la Curva las Calzas.


Por fin nos introducimos en el bosque del Gumial, aunque en realidad se trata del Monte La Yana. Por debajo de la senda vamos dejando la Presa Andrés, un trabajado canal de agua para riego, que en esta ocasión bajaba seco.



El hayedo no muestra mucho color. Este año el otoño viene bastante apagado por la sequía, aunque como veríamos en la zona alta estaría algo mejor. Además, la luz del atardecer siempre ayuda.



Para mi la zona alta del Gumial es la más guapa. Allí, bajo la Peña Cotelbu, aflora la caliza y las rocas aparecen recubiertas de musgo. Un hayedo precioso.




Por fin la senda se pega a las paredes de la Peña Cotelbu, aproximándose al río El Gumial. Es el punto más estrecho del valle y por el que se gana la zona alta del mismo.


Pasamos junto a la Fuente Cotelbu y salimos a las fincas del Gumial, con las cumbres del Fuentes, Los Castillones y el Oso cerrando el valle. La peña que destaca a la derecha es el Pico´l Castieḷḷo.


Alcanzamos la braña del Gumial, con sus arregladas cabañas recibiendo los últimos rayos de sol de la tarde. Al fondo llama la atención la quebrada cresta de Los Castillones.


Tal y como esperaba la zona alta presenta más color y el Monte´l Tuzu estaba precioso. Tras él los contrafuertes norteños del Pico Fuentes.


Y una más hacia Los Castillones, tramo de mal andar cuando se hace la cuerda entre el Nogales y el Fuentes.


Dejamos atrás el Gumial y seguimos ascendiendo por el fondo del valle, siguiendo el PR, hacia la Vega Fuentes.


Toca atravesar un tramo muy encharcado, una zona de turberas que siempre da problemas para cruzarla, cuando ya vemos al fondo asomar el Retriñón (dcha), les Aberrugues y el Cuchu (centro) y Peña Mea (izda).


Alcanzamos la vega de Fuentes d´Abaxo, justo bajo las agujas de Los Castillones.


El Pico´l Castieḷḷo a la izquierda y el Picón las Rubias a la derecha.


El Monte´l Tuzu presentaba buen colorido. Al otro lado del valle de San Isidro, el Retriñón.


A la entrada de la Vega Fuentes d´Abaxo el PR gira a la izquierda y va a ir cortando la base del Pico Fuentes.


Pasamos por la Poza las Piedras, una pequeña vega, cruzando una zona de escobero pero por la que se transita bien por la clara y pisada senda.


El camino continúa casi en llano hacia una primera collada donde  atraviesa el cordal que desde el Fuentes baja al norte, a la Peña l´Alba, cuya cumbre caliza se destaca sobre el Monte´l Tuzu.


Salimos a la vega de La Cascayera, un precioso rincón, casi en la propia collada.


Y por la Sienda la Cascayera nos dirigimos a la collá Beldosu, en otro cordal que también desde la cara norte del Fuentes se dirige al norte, culminando en la Peña Llagareyu, que ya vemos a la izquierda de la foto, mientras que al frente destaca el Pico Torres.


En la collá Beldosu (1.572 m) abandonamos el PR y tomamos a la izquierda una marcada senda que discurre entre el frondoso escobal, dirigiéndose a la base de la Peña Llagareyu.


A la izquierda dejamos el valle del Reguerón de la Fó del Alba, que desciende hacia el fondo del valle de San Isidro.


No acometemos el ascenso a la Peña Llagareyu de frente, sino que cortamos su base por la izquierda, cruzando un pequeño bosquete de fayas ...


... y ascendiendo por la ladera herbosa, que casi alcanza la cumbre misma.


Coronamos así la modesta Peña Llagareyu (1.649 m), máxima altura de la pequeña Sierra de las Matucas, aunque en realidad deberíamos hablar directamente de la Peña de las Matucas, ya que la Peña Llagareyo es en realidad unas peñas que quedan en la ladera oriental de las Matucas, encima del Fielato. En tado caso la cumbre me sorprende al contar con un buen buzón de cumbre, si bien no debería extrañarme tanto, ya que si bien desde nuestro lado es una ascensión muy sencilla, la cima se alza sobre el valle y el puerto de San Isidro, ofreciendo unas vistas preciosas, con el Pico Torres justo enfrente.


En cumbre vimos que la opción de venir por la cresta no hubiera sido buena. Sumamente quebrada y como comprobaríamos después, cortada en varios puntos.


Bajo cumbre y ascendiendo hacia Fuentes de Invierno y el alto del Puerto de San Isidro vemos las diferentes fincas y mayaos de El Fielato, Braña, Marfonda, Las Regas, Los Collaínos, ... Una pena la hora, con el sol ya muy bajo y el fondo del valle en sombras.


El alto del Puerto de San Isidro y la estación de esquí de Fuentes de Invierno. Sobre el puerto, la Peña San Justo (izda) y al fondo Los Mampodres.


El Pico Toneo.


Al lado contrario, valle abajo, una nueva vista sobre el cordal que conforman el Retriñón, les Aberrugues, el Cuchu y Peña Mea.


Al fondo del todo se vislumbra la silueta de la Sierra del Aramo.


Y justo bajo nosotros las cabañas de Brañaredonda, a donde tendremos que bajar.


No paramos mucho en cumbre. El día se nos iba y aún quedaba ruta. Una última foto al Torres y para abajo.


Desde cumbre bajamos al norte pasando por encima de unos cortados hasta dar con una ladera que nos permite empezar a bajar hacia la derecha. En un primer momento nos acercamos demasiado a las paredes del Llagareyu, pero transitar por allí se complica. Debemos dejarnos caer un poco más hasta salir a una buena senda.


Se trata de la Sienda Cimera, un marcado camino que corta la base de la Sierra las Matucas, dirigiéndose hacia Brañaredonda.


En todo momento tendremos una buena vista sobre el Pico Torres, que poco a poco empezaba a teñirse con la luz del atardecer.


La senda resulta muy guapa y entretenida. Atraviesa un tramo un tanto quebrado para salir luego a una despejada ladera sobre el Monte los Sierros, por la que pierde altura poco a poco.



Se atraviesa una pequeña vaguada y sigue bajando hacia Brañaredonda, ....


... cuyas cabañas alcanzamos en poco tiempo.


En Brañaredonda salimos de nuevo al sendero balizado del PR.AS-48, por el que seguimos bajando.


El Torres va tornándose más y más anaranjado. Si algo bueno tiene el otoño y sus atardeceres es la luz.


Atrás se queda la Peña Llagareyu, mucho más fiera vista desde este lado.


Bajamos hacia las fincas del El Fielato.


Una nueva vista desde las cabañas de El Fielato hacia el Llagareyu. Desde aquí va a tocar "comerse" un buen tramo de carretera, ya que no hay muchas alternativas.


Mientras bajamos por la carretera vamos a ir dándole la vuelta al Llagareyu.



Pasamos junto al azud de la central hidroeléctrica de San Isidro.


Vamos a bajar por la carretera hasta una cerrada curva a izquierdas en la que la abandonaremos. Es la que se ve a la derecha, en la foto.


El denso hayedo que tapiza el Monte los Carrilles. El Llagareyu ya queda más arriba aún y por detrás.


En la curva dejamos la carretera. Al fondo  de la explanada que se abre junto a ella arranca una marcada senda que nos deposita en el fondo del valle. Allí cruzamos la carretera y bajamos a las cabañas de Rosecu. Desde ellas sigue un ancho camino por el que tomamos cuando la luz ya era escasa.


El camino es bueno y cómodo y sobre todo evita el asfalto de la carretera. Discurre paralelo a ésta y por debajo de ella en todo momento. Solo hay un cruce en el que poner atención, el que se dirige a las cabañas de L´Aspra, en el que debemos tomar el ramal de la izquierda. En todo este tramo ya resultaba inútil sacar fotografías, pues apenas había luz.


El camino acaba por confluir con el que habíamos tomado al inicio de la ruta, justo a la altura del puente que cruza sobre el río San Isidro. El coche estaba al lado y llegaríamos él ya casi de noche cerrada y a punto de tener que sacar los frontales. Una tarde bien aprovechada. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos.

4 comentarios:

  1. Me queda sin conocer esa vueltina de la Pena L.lagariechu a Brañarredonda, siempre hemos bajado / subido por Beldosu. Es una maravilla ese bosque del Gumial, con lo que te prestan lo habrás disfrutado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una muy guapa ruta. La cual desconozco, casi toda. La Peña Llagareyu, la conozco de pasada, pero la verdad es que tiene unas vistas maravillosas. Has aprovechado muy bienla tarde. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues yo he encontrado toda la ruta muy guapa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pues una ruta bien apañada para esta época del año, y además por una zona muy golosa.
    Saludos!

    ResponderEliminar