sábado, 27 de agosto de 2016

Recuencu y Collao Zorru por Enol

03/08/2016
Cordal de Collao Zorru
Concejo de Ponga (Asturias)

Hace ahora un año Pepe García, polifacético forero de Foropicos y yo intentamos, sin éxito, organizar alguna ruta y ponernos cara por fin. Este año iba a resultar mucho más sencillo. Pepe iba a estar por Asturias en la época en que yo andaba de vacaciones. Tampoco hubo mucho problema para elegir la ruta. El quería conocer el Recuencu y el Collao Zorru y yo llevaba tiempo con ganas de volver a visitarlos, pero en vez de la más habitual ruta que parte desde Les Bedules, le propuse hacerlo subiendo por la Foz de Enol para regresar por la majada de Fana.

Inicio/Fin: Pista de Sobrefoz a Ventaniella. Punto kilométrico 2
Distancia: 13,5 Km
Desnivel máximo: 1.020 m
Desnivel acumulado: 1.265 m
Tiempos: 7 y 1/2 horas


Quedé con Pepe en vernos en Infiestu, para un primer café. La primera impresión al conocerlo fue buena, muy buena. La de que en realidad parecía que ya nos conocieramos de toda la vida. En animada charla llegamos por fin al punto de inicio de la ruta, aproximadamente el kilómetro 2 de la pista que desde Sobrefoz sube a Ventaniella, donde hay un poco de sitio para dejar un par de coches y desde donde ya veíamos, aunque de refilón, la silueta del Tiatordos, con un día sin una sola nube.


Desandamos un tramo de carretera hasta la altura de un prado con cabaña en la margen izquierda del arroyo Vallizón (840 m). Casi en la linde del prado sube un camino soportado por un muro de hormigón. Es el nuestro.


La senda bordea la finca y gana metros internándose en el valle del arroyo Vallizón.


Entramos de esta forma en el encajonado valle, tapizado en todo momento por un frondoso hayedo por el que la senda va ganando altura poco a poco.


Tendremos que cruzar el arroyo Vallizón en un par de ocasiones, pero no hay posibilidad de pérdida. La senda conserva buena caja en todo momento.


Poco más arriba atravesaremos casi sin darnos cuenta la foz, en el tramo posiblemente más guapo del bosque, que nosotros pillamos con el sol de frente y guapos contraluces.


La foz como tal es corta y pronto salimos de ella, viendo las paredes que la cierran a nuestra izquierda y que caen desde la Peña les Cabriteres, estribaciones ya del Recuencu.


Una vista atrás al Maciédome enmarcado en la Foz de Enol, entre las paredes de Peña Bermeya (izda) y Peña les Cabriteres (dcha).


El valle se abre y ganamos metros por su fondo hasta la zona baja de la majada de Enol. Al fondo, pero muy arriba aún intuimos la salida de la collada Les Caldes.


Sin embargo mi idea es otra. Quiero sorprender a Pepe con una ascensión poco habitual al Recuencu, así que nosotros nos vamos directos al collado Carambones, entre el Recuencu y la Peña les Cabriteres (izda), por lo que tendremos que remontar toda la ladera de nuestra izquierda, sin sendero claro, pero por terreno no especialmente tomado.


Poco a poco vamos ganando metros, sorteando el felechu y la cotoya, mientras vemos emerger a nuestras espaldas el Collao Zorru, la que habrá de ser nuestra segunda cumbre de hoy, con la aguja del Picu Lluengu y la collada Pomerín en el extremo izquierdo. La Foz de Enol ya muy abajo, a la derecha.


Por fin alcanzamos la collada Carambones (1.418 m), espectacular balcón sobre el valle de Sobrefoz, con el Tiatordos enfrente.


El Maciédome con su espectacular crestería y la hoya en la que se asienta la majada homónima, se llevaría buena parte de las fotos del día.


Hasta Carambones llega un marcado sendero en llano desde la cercana collada les Caldes. Por aquí tengo venido en anteriores ocasiones. Al fondo del todo se destaca ya la Peña Santa en los Picos de Europa.


Vamos a realizar la ascensión al Recuencu desde el collado mismo, subiendo por la pendiente ladera que en la zona alta continúa en un marcada vira herbosa, siempre con tendencia a la derecha.


Nos despedimos del collado e iniciamos la ascensión.


La pendiente es mucha. Se ve huella de paso, pero tampoco es que exista sendero como tal. Tampoco está jitado.


Carambones y la Peña les Cabriteres van quedando abajo. El Collao Zorru a la izquierda.


Carambones abajo y el Maciédome al fondo.


Alcanzamos un pequeño colladín en la ladera. En anteriores ocasiones yo tengo subido por la canal de la derecha (flecha). Es una estrecha canal que se sube bien con tan solo tener que ayudarse algo de las manos, pero nos pareció que la vira tenía continuidad. Parecía cortarse en uns rocas (círculo) pero vistas desde aquí no nos pareció que nos fueran a dar problemas.


Sin embargo al llegar a ellas vimos que se trataba de un muro, corto, de unos 3 m, pero que suponía una trepada de III con bastante patio.


La repisa superior da paso a una llambria que hay que destrepar. Sencillo, pero con mucha exposición. Aquí no vale tener vértigo.


Superado el muro, la vira contínúa ya sin ninguna complicación hacia el collado de salida.


Y desde él ya vemos abajo la collada les Caldes y al fondo los Picos de Europa, tras la cumbre de El Rasu. Presagio de lo que se podría ver desde arriba.


Alcanzamos la cresta, que deberemos recorrer aún en un tramo hasta llegar a cumbre. Dejo que Pepe vaya delante disfrutando de las vistas. A nuestra izquierda dejamos el espectacular "cuencu" - similar a la "copa" del Tiatordos - que forman los plieges del Recuencu. De algo le viene el nombre.


Y cumbre del Recuencu (1.642 m).


Pepe está encantado. Le ha parecido una cumbre mucho más montañera de lo que se imaginaba. Sabía que le gustaría. Yo también la disfruto. Hacía tiempo que no venía hasta ella. Tan solo una nube de hormigas, moscas y mosquitos deslucen el momento.


Unas cuantas fotos de las vistas. Al norte, Tiatordos y Llambria a la izquierda y Pierzu a la derecha. Abajo los pueblos de Sobrefoz, Abiegos y Beleño.


El Collao Zorru, a la derecha del Picu Lluengu. A la izquierda de la foto el collado Pomerín, nuestro próximo punto de paso.


Una más al Maciédome con parte de la crestería que hemos recorrido hasta aquí.


Pierzu y Carria. Parecía que hacia la costa se iba a mantener cubierto.


En sucesivos cordales, La Mota, Peña Salón, Jucantu-Valdepino, Cantu Cabroneru-Peña Beza y por fin los Picos de Europa.


No paramos excesivamente en cumbre. Las moscas no ayudaban a quedarse y a nosotros nos quedaba tajo aún, así que de momento para abajo por la vía normal hacia la inmediata collada Les Caldes, con la cuerda de El Rasu al Collao Zorru detrás.


Desde la collada Les Caldes (1.397 m) le tiro una foto a la ladera este del Recuencu, por donde discurre la ruta habitual de ascenso. Hay senda y está jitada.


Recorrermos les Caldes, pasando sobre el valle de Enol con su foz, que hemos atravesado hace solo un rato.


En la collada superior de Les Caldes enlazamos con la marcada senda que, a la derecha, se dirige a Pomerín atravesando el Monte los Cepos.


Corto, pero guapo el tramo por el Monte los Cepos, a cuya entrada encontraríamos a los únicos montañeros de todo el día.


Vamos aproximándonos al collado Pomerín, bajo las escarpaduras del Picu Lluengu. Aquí se nos abren dos posibilidades. Podríamos tomar a la derecha la Senda les Cabres, o Camín de los Milicianos, que gana altura por la ladera oeste del Picu Lluengu hacia el collado que lo separa del Collao Zorru, ...


... o podemos cruzar el collado Pomerín y girando a la derecha seguir en llano la Senda las Ovejas o Camín de Miraculos, que corta la ladera este del Lluengu, buscando la entrada al Valle del Antiguo. Esta será nuestra opción. En Pomerín (1.515 m) disfrutamos de las mejores vistas sobre el Sen de los Mulos o el Niajo.


La senda discurre en llano durante un buen tramo por la despejada ladera, con el bosque de Peloño bajo nosotros.


Pasamos sobre lo que queda de la majada Bustantíu a cuya altura la senda traza varias zetas ganando altura.


Para entrar en el valle del Antiguo la senda atraviesa un crestón calizo en el que va literalmente tallada. Es sin duda el tramo más guapo de la senda.


Desembocamos en el amplio aunque inclinado valle del Antiguo en el que quedan restos de un gran  corro para el ganado.


Desde aquí tenemos tres opciones para ganar la cumbre. Seguir subiendo hacia la izquierda, hacia los Puertos de Sus, subir un poco más a la derecha por los Collainos de la Saeta o buscar directamente la cumbre por la marcada canal que se aprecia en la foto. Es la opción más directa, la más corta, pero también la más dura. Estaba claro que esta iba a ser la nuestra.


Nos lo tomamos con calma, aunque subimos sin apenas parar. Aún no habíamos comido y esperábamos hacerlo tranquilamente en cumbre.


Por fin salimos a La Saeta, la cresta que sube desde los Puertos de Sus, cuando vemos que el día está cambiando y vamos a perdernos las vistas sobre Peña Ten y Pileñes.


Y poco después  alcanzamos la cumbre del Collao Zorru (1.844 m), aunque deberíamos decir más bien del Pico Antiguo, ya que el Collao Zorru es el collado que separa las cimas del Antiguo y Lluengu. Veo que ha desaparecido la cruz de cumbre que había la última vez que estuve en él. Algo que a estas alturas ya es moda.


En cumbre hay tantas moscas como en el Recuencu así que unas fotos rápidas antes de bajar un poco para poder comer en paz. La primera al Recuencu, sobre la collada Les Caldes.


El inmediato Pico Lluengu, sobre el collado Zorru, con los Picos al fondo.


Niajo y Pozalón, elevándose sobre la Foz del río Canalita, por donde desagua Peloño.


Al fondo se recortan los Mampodres, sobresaliendo sobre la cumbre de les Pandes de Pileñes. Debajo de él la vega de Viañu.


Tirando y abusando de zoom, Ventaniella.


El Tiatordos o la Llambria permanecen entre nubes mientras estamos en cumbre. En la foto uno de los moscardones "invitados".


Hay hambre, así que foto de cumbre y para abajo a comer algo.


Paramos a comer en la cuerda de La Saeta que baja hacia los Puertos de Sus, mientras vemos las nubes entrando y saliendo y nos tememos que nos estropée el resto de ruta.


Tras comer seguimos bajando por la Saeta hacia los amplios Puertos de Sus (1.685 m), desde los que nos dejaremos caer a la derecha a tomar la senda que se aprecia a esa mano.


Ya por la marcada senda que nos ha de llevar a Fana.


Aunque antes pasaremos por la majada Fuentes (1.590 m), donde haciendo honor a su nombre hay manantial en el que echamos unos tragos de agua fresca.


Una vista atrás a les Pandes de Pileñes, guapa cumbre cuya ascensión os conté hace una temporada AQUI.


Seguimos bajando y pasando por algún que otro collado más. 


Poco después damos vista de nuevo al Recuencu, elevándose sobre la Foz de Enol por la que subimos hace unas horas.


A nuestras espaldas parece que el día vuelve a abrir y podemos ver el Pileñes. Peña Ten ya había quedado oculta tras esta.


También el Maciédome vuelve a poder verse con claridad, justo al otro lado del valle.


La senda gira en una collada al oeste e inicia un prolongado descenso hacia la majada de Fana, al pie de unas rocas y dominando una amplia zona de pastizales. El Tiatordos no mostraría ya su cara.


Poco queda en pie de Fana, una majada que sin duda debió de ser importante.


A nuestras espaldas vemos la cara oeste del Collao Zorru o Pico Antiguo.


Y al frente, una vez más, el Recuencu.


Salimos de Fana tomando hacia la izquierda bajo las últimas cabañas. Llaneamos un corto tramo por la linde superior del bosque. Hay que estar atentos a localizar una senda que se interna en él a contramano. Es un tramo un tanto confuso y conviene ir alerta. Una vez la localicemos ya será sencillo seguirla.


Tan solo hay que estar pendientes de un cruce en el que tomaremos el ramal que baja a la izquierda. Está marcado con un jito. Desde aquí la senda está muy marcada y en las escasas zonas donde se pierde, aparecerán jitos.


Vamos a ir bajando por el bosque de Fana, un precioso hayedo que sin duda tiene que resultar un espectáculo en otoño.


Tras cruzar la cabecera de una vaguada, la senda pierde metros y se aproxima a una zona donde aflora la caliza.


Seguimos bajando por mitad del hayedo hasta que salgamos a una más marcada senda. Es la misma por la que subimos por la mañana. En ella tomamos a la izquierda para regresar a la carretera de Ventaniella.


Y ya una vez en el coche, pues cambio de ropa y a tomarse la correspondiente cerveza (¿o fueron dos?) en Beleño. Había que celebrar no solo la ruta, sino la oportunidad de haber conocido al gran Pepe García, con quien confio en poder volver a compartir nuevas jornadas montañeras.


Y ya en animada charla sidrera regresariamos a casa. Una gran jornada. Os dejo el track y además hoy os dejo también el enlace a la entrada publicada por Pepe en Foropicos, sobre nuestra ruta. Merece la pena llerse AQUI.

Powered by Wikiloc

Un saludo
Cienfuegos