martes, 21 de noviembre de 2017

Peña Cerreos por la Senda les Rubies

01/09/2017
Macizo de Ubiña
Concejo de Lena (Asturias)

A finales de agosto, al habitual parón veraniego por las vacaciones, se le había sumado una larga gastroenteritis que me había dejado bajo mínimos. Había que salir a testar el cuerpo y probar fuerzas y sensaciones y para ello elegí volver a Peña Cerreos, una cumbre que hacía muchos años que no visitaba. Para la ocasión, preparé una ruta que me permitiría conocer el entorno de las brañas de La Piedra y Meicín, una zona por donde aún no había pasado nunca, cerrando así una pequeña, pero guapa circular en la que por desgracia conté con la compañía de una cerrada niebla en altura que me robó las vistas desde cumbre y me obligó a recortar un tanto la ruta y dejar la Senda les Merines para otro día.

Inicio/Fin: Tuiza de Arriba
Distancia: 8,5 Km 
Desnivel máximo: 875 m
Desnivel acumulado positivo: 910 m
Tiempos: 3 horas


Dejé el coche en el aparcamiento de Tuiza de Arriba, bastante animado en una tarde no especialmente mala hacia el interior y la costa, con la Tesa y la Mesa al otro lado del valle del Huerna.


En cambio hacia el interior del macizo de Ubiña ya podía ver que la tarde andaba revuelta y metida en nieblas por los altos. De todas formas vengo a lo que vengo, así que para arriba por el camino del Meicín.


Aunque lo dejo en seguida para pasar a la izquierda, al conocido como camino de invierno que sube entre las murias que delimitan las fincas de La Pedrosa.


Guapo el camino, poco frecuentado por los montañeros.


Junto a las cabañas de los praos de La Piedra paro a charlar un rato con un par de pastores, del tiempo, del ganado, ... de la vida.


Guapa la braña. Mira que habré subido veces a la vega y nunca había pasado por entre estas cabañas tan arregladas.


Desde las cabañas más altas sigo subiendo con tendencia a la izquierda, pegado a la muria que encierra una finca. Al otro lado del valle el Siegalavá entre nieblas.


Alcanzo las fincas de braña Meicín, con el prado de La Corrá perfectamente cercado, cuando ya se divisa al fondo el circo de la vega del Meicín.


No llego a entrar en la braña, pero se ven varias cabañas en uso.


Desde la braña sigo subiendo por La Esplaná, una zona por donde corren varios arroyos.


Vistas hacia la collada El Viso, entre el Tapinón y El Castieḷḷu.


La ladera de La Esplaná asciende hasta alcanzar la alomada Mayá Fondera, buena zona de pastos que se ubica en zona baja del valle de las Mollás - aunque seguramente sea el valle de las Mayás, es decir "de las majadas" - que a la derecha asciende hacia los contrafuertes de la Peña Cerreos. Sin embargo yo subiré por otra canal secundaria que gana altura a la izquierda del valle y en la que se aprecia una marcada senda, la Senda les Rubies.


Al otro lado del valle observo como la niebla va bajando poco a poco y tapa ya la línea de cumbres del Canalón Oscuru al Prau del Albo. Mala  señal. Verás como me quedo sin vistas.


Bajo al fondo del valle de Las Mollás, con los contrafuertes de Peña Cerreos ya al fondo. Podría subir directamente por  aquí, ...


... pero subo a la izquierda para tomar por la marcada Senda les Rubies, que ya me había llamado la atención cuando planifiqué la ruta en casa. Sube con múltiples y cerradas zetas, ganando altura rápidamente sobre la mayá Fondera.


A medida que gano altura se abren las vistas y ya veo el refugio del Meicín en el fondo de la vega, tras las fincas de braña Ḷḷuenga. En Peña Ubiña las nieblas entran y salen y aún confío en poder ver algo desde cumbre.



Nuevas vistas sobre la mayá Fondera y bajo ella el prado de La Corrá, en la braña Meicín.


La senda acaba por ganar un hombro que da paso a los Puertos las Rubias, zona relativamente llana donde pastan un número de vacas. Seguiré subiendo por el filo del hombro, buscando por donde cruzar el espolón calizo que se observa en lo alto.


El cruce de la cresta caliza en más sencillo de lo que pensaba. Una corta canal me saca encima de él, desde donde veo el extremo norte de los Puertos las Rubias a los que me había conducido la marcada senda por la que acabo de subir.


Alcanzo así los Puertos de Cerreo, la amplia zona de pastizales que dominan la zona alta y que llegan hasta la base de la Peña Cerreos.


Las quitameriendas ya anunciaban el final del verano.


Peña Cerreos aparecía envuelta en nieblas. Estaba claro. No iba a tener vistas.


Por encima de los puertos, asomaba Ubiña la Pequeña.


Subo por el filo del cordal que domina los Puertos de Cerreo hasta alcanzar la cima - por llamarla algo, ya que apenas si destaca sobre el resto - de la Pena las Rubias (1.993 m), marcada con un simple jito.


Buen mirador la Pena las Rubias sobre los Puertos de Riotuerto y Peña Ubiña la Pequeña, ... en un día despejado, claro.


Voy aproximándome a la base de Peña Cerreos, pasando por la Forquetona Cerreo (1.973 m) y sobre un par de nidos de ametralladoras. Aquí miro como voy. He subido mejor de lo que contaba pese el parón y "desfonde" que tengo, así que viendo que en cumbre voy a tener pocas vistas me acerco a uno de ellos a parar y picar algo.



Perfecta vista sobre el collado de El Ronzón.


En una tarde como esta, no es que gane nada pasando por cumbre, pero casi que es el camino menos malo y se trataba de hacer metros y castigar el cuerpo, así que para arriba.


Llamativas las formaciones de los pliegues calizos en la cara sur de Peña Cerreos. Subo de forma sencilla, casi sin necesidad de apoyar las manos.


Y cumbre de Peña Cerreos, mejor dicho Pena Cerreo o Pena Cabello (2.104 m). Muchos años los que hacía que no me acercaba hasta aquí. Las vistas suelen ser espectaculares a los cuatro vientos, pero hoy no.


Así que a falta de vistas, me entretengo visitando las trincheras y nidos de ametralladoras que cosen toda la cumbrera. Restos de la Guerra Civil, similares a los de Peña Rueda, del Alto los Camisos y de tantos otros puntos del macizo.



Verdaderas galerías hay excavadas aquí arriba.


Ni por un momento abrió la niebla. De hecho parecía ir a más. Así que tras un rato en cumbre tocaba bajar. Ahora por la cara oeste, la habitual, perdiendo altura hacia la collada del Alto Terreros.


Lo dicho. La niebla, cada vez más cerrada.


Alcanzo la collada del Alto Terreros (1.892 m). La idea que traía era haber seguido por la Senda les Merines y visitar el Prau Capón, pero en estas condiciones es tontería.


Así que para el Meicín.


Bajando por La Guariza. Ni rastro de las vistas sobre los Portillines o el Canalón Oscuru, al frente.



Por fin abajo veo aparecer la vega del Meicín


Una vista atrás, hacia la cara norte de Peña Cerreos.


Por fin salgo de la cota de niebla y ya veo el refugio. A lo bobo me he quedado helado en cumbre y bajo con ganas de tomar un café en el refugio.



Sin embargo, mi gozo en un pozo. El refugio (1.549 m) está cerrado. Me siento un momento afuera y le echo un último vistazo al Alto Terreros que emerge durante un instante entre la niebla.


Poco que hacer aquí, así que para Tuiza. Me despido del refugio y de la vega del Meicín.


Dejo atrás braña Ḷḷuenga y bajo hacia La Portillera. Es entonces cuando me fijo en las balizas de colores. Había visto alguna en el camino de invierno y creía haber visto más en la Forquetona Cerreo. Precisamente el día siguiente se celebraría la cuarta edición de la Ultra Trail "Güeyos del Diablu". Eso si que es un buen test.


Bajo despacio. La ruta ha sido mucho más corta de lo esperado y me sobra tiempo, así que disfruto de las vistas de la niebla arremolinándose en las canales que caen desde el Prao del Albo.




Tuiza de Arriba ya estaba cerca. En el pueblo cerraría una corta, pero guapa circular que habrá que repetir con mejor tiempo, ya que la Senda las Rubias me ha parecido una preciosidad.


Y en Tuiza de Arriba a tomarse un café, que era lo que apetecía. El test había funcionado y las sensaciones eran buenas. Tan solo unos días después me castigaría con una de las calcetinadas del año por el Cantu Cabroneru. Os dejo el track.


Saludos
Cienfuegos

8 comentarios:

  1. Muy guapa, esta misma la hicimos Belén y yo hace un tiempo pero en sentido inverso y nos pareció muy chula.
    Por cierto ¿pintaron de el buzón, o me lo pareció a mi al ver la foto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo se, te había estado fisgando la ruta antes de ir yo. Y oye, por cierto, pues resulta que si, que pintaron el buzón. Estaba de un verde reluciente.
      Nos vemos

      Eliminar
  2. Como peuba fisica no ha estado mal, una pena la niebla, a nosotros nos paso lo mismo bajando de Ubiña Pequeña, a Cerreos ya no pudimos subir no se veia nada, Espero que te recuperes rapido, aunque por lo que dices de la calcetinada imagino que ya esta olvidado.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. Si te fijas es una ruta de hace meses, de principios de septiembre. Pegar pegué un bajón bueno, porque la gastroenteritis me duró un par de semanas, pero recuperé rápido y bien. La calcetinada fue una ruta que ya publiqué sobre el Cantu Cabroneru. Es que estas semanas no puedo salir y lo que tiene de malo, lo tiene de bueno. Voy a aprovechar para sacar adelante alguna ruta vieja que se me había quedado en el tintero, alguna ya desde hace muchos meses.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Una guapa alternativa por Ubiña! El año pasado la hicimos más o menos igual, pero al revés. Y ese camino invernal a Meicín, qué razón tienes, guapo, pero casi solitario. Cómo será la cosa que nosotros lo conocimos este verano aún.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ¿verdad?. El camino de invierno es precioso y apenas se conoce. Yo creo que a partir de ahora pasaré más a menudo por él. Y la ruta entera tendré que repetirla un día de menos nieblas y poder alargarla un poco.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias Diego. una rutuca corta, pero muy guapa, si.
      Nos vemos

      Eliminar