viernes, 2 de junio de 2017

Cuetu Mar desde Aciera

29/03/2017
Sierra de Caranga
Concejos de Quirós y Proaza (Asturias)

A mitad de camino entre Proacina y Bandujo hay un mirador en la carretera desde el que, cuando miras hacia el extremo sur de la Sierra de Caranga, se aprecia un ojal, una ventana en la peña, que ya me había llamado la atención hace tiempo. Se trata de la Ventana Valdemurio. Su visita sería la disculpa para esta corta ruta por la sierra en la que coronaríamos alguna de sus principales cimas, ascendiendo por la escuela de escalada de El Ḷḷano y regresando por la collada de Aciera.



Inicio/Fin: El Ḷḷano - Aciera
Distancia: 9 Km
Desnivel máximo: 730 m
Desnivel positivo acumulado: 820 m
Tiempos: 4 horas
Nota: Agradecer a Victor Manuel Delgado (http://pindio-pindio.blogspot.com.es/) su ayuda con los topónimos para la redacción del reportaje. Encomiable la labor que están haciendo al respecto, en la Sierra de Caranga, y en gran parte de Asturias.


Así se ve la Ventana Valdemurio, desde el mirador de la carretera de Bandujo. Un sitio que había que visitar.


Llevamos el coche hasta El Ḷḷano (465 m), un poco más arriba de Aciera y aparcamos junto al refugio, desde donde vemos las paredes de la escuela de escalada de Quirós y la Canal de La Chera por la que vamos a subir a continuación.


Tirando de zoom vemos que la canal mpresenta una fortísima pendiente, pero no parece presentar más problemas.


El arranque desde de El Ḷḷano es de los que no te da tiempo a calentar las piernas. Una inclinadísima pista sube hacia Pirueño, aunque no llegamos a él, ya que la dejamos poco después del depósito de aguas para tomar a la izquierda por la senda que se dirige a la base de las vías de escalada. La canal al frente.


Las vistas desde aquí sobre el valle de Quirós ya son preciosas, con el Embalse de Valdemurio abajo y la afilada silueta del Pico Gorrión a la derecha.


Entramos en la canal. Efectivamente la pendiente no puede ser más acusada, pero hay senda marcada por su margen derecho y por él ganamos metros.



En la zona alta debemos dejar la canal principal y pasar a otra situada a su izquierda, cruzando hacia esa mano.


Por un momento parece que la senda va a ganar la horcada situada a la derecha de la aguja, pero no, entra en otra canal más estrecha y sigue subiendo a la derecha.


Después de ganar unos metros, por fin sale a la izquierda de la canal.


Guapa atalaya esta. Justo abajo tenemos la aguja que veíamos en la Canal de La Chera. Abajo pueblos como Aciera, Tene, o Las Agüeras y al fondo la Sierra del Aramo.


Doblamos el extremo sur de la Sierra de Caranga y en vez de continuar subiendo, vamos a realizar una travesía horizontal por la ladera de El Sardonal, hacia las agujas que despuntan al fondo.



Toca perder unos metros, pero en la base de la tercera aguja encontramos lo que veníamos buscando, la Ventana Valdemurio, un perfecto ojal en la peña.



Al otro lado vemos la abrupta cara oeste de la Sierra de Caranga que, sin embargo, en otros tiempos, fue objeto de intensa explotación ganadera. Habrá que venir a visitarla otro día.


Tras la visita desandamos un tramo para empezar a ganar metros, ahora si, por una marcada canal que se abre sobre El Sardonal.


En todo momento dejamos a nuestras espaldas el Pico Gorrión y a su derecha el Valle Zaraméo.


Subimos por la Campa el Piojo.



Pasaremos a la izquierda de la oquedad que se ve al fondo.


Al ganar las Camperas del Mantiegu, la pendiente disminuye. Al fondo ya vemos el Cuetu Mar, que es el objetivo de hoy.


Soslayamos la cumbre del Mantiegu (1.134 m), la primera de la cuerda y seguimos ascendiendo.


Abajo del todo, en el fondo del valle del Trubia, vemos Caranga Baxo, donde confluyen los valles de Quirós y Teverga.


Al ganar el cordal, damos vista a la vertiente contraria, al este, con la silueta de la Sierra del Aramo.


Una vez ganamos la cuerda ya no la dejaremos. Vamos a recorrer el resto de la sierra por arriba. Pasamos por una cota que en el IGN denomina Borneo (1.145 m), aunque no parece ser un nombre reconocido por los vecinos de la zona y seguimso hacia el Cuetu Mar.


Y hacemos cumbre en el Cuetu Mar (1.194 m), si bien este nombre parece ser el que dan en Villamexín, ya que en Caranga lo denominan Cutu Narices, al estar justo encima de la Cueva Cutu Narices.


Hacía tiempo que no me acercaba hasta el Cuetu Mar. Guapas las vistas desde él, la primera hacia el valle de Quirós, con Valdemurio abajo. Al fondo se destacan las Ubiñas, sobresaliendo Peña Rueda, que pese a las fechas no presentaban gran cantidad de nieve.



Al otro lado de la collada de Aciera, por donde volveremos más tarde, vemos toda la Sierra del Aramo.


Zoom a Aciera, Las Agüeras y Viḷḷuriche, rodeando el Embalse de Valdemurio.


La Sierra continúa al norte hasta La Forcada.


Abusando del zoom vemos Oviedo y al fondo Gijón.


Paramos lo justo a picar algo. Aunque en un primer momento había pensado bajar por la Canal de Cerréo, habíamos subido rápido y veníamos bien de tiempo, así que decidimos alargar la ruta, recorriendo el resto de la sierra. Foto de cumbre y a seguir.


Bajamos de cumbre y siguiendo el cordal enseguida alcanzamos la base de la siguiente cota (1.173 m), que en algunos mapas aparece como Cueto Mar, en otro como La Hoya y en otro sin nombre. El acceso desde este lado exige una corta trepada (II), sencilla, pero con fuerte exposición a la derecha.


Alcanzamos la cumbre de esta cima, aparentemente sin nombre, con el Cuetu Mar y su vértice geodésico al fondo.


Bajamos por el lado contrario, más sencillo, aún cuando requiere bajar con cuidado y seguimos hacia la siguiente cumbre la de La Verde (1.166 m), desde la que vemos hacia atrás, el Cuetu Mar y por delante de él, la afilada aguja de la que acabamos de bajarnos.


La Verde presenta una doble cima, con la más septentrional (1.156 m) ofreciendo ya unas perfectas vistas sobre la vega de Proaza, con la cumbre de La Forcada a la izquierda. En algunos mapas esta cumbre aparece erróneamente con el nombre de Cuetu Redondu.


Desde ella vemos las cumbres de hoy, el Cuetu Mar al fondo, la aguja intermedia - impresionante vista de aquí y a la que parece imposible ascender - y la cumbre meriodional de La Verde, de la que están descendiendo mis compañeros.


No es posible el descenso directo desde La Verde por su cara norte, por lo que toca retroceder unos metros y descender por la franja herbosa que se abre bajo la cima sur, para luego tomar por un corredor que nos conduce a una destacada horcada, en una zona en la que deben extremarse las precauciones.


Ya en la cara norte toca bajar con tendencia a la izquierda, buscando alcanzar la collada de La Forcada. Llegado este punto, valoramos seguir a La Forcada y cerrar la integral de la sierra, pero íbamos a andar muy justo de tiempo y de todas formas, yo tenía que volver solo unos días después a La Forcada, guiando al Grupo de Montaña Monteagudo de Pravia.


Así que en la collada de La Forcada (1.025 m), tomamos dirección a la collada de Aciera, bajando con tendencia a la derecha.


No buscamos bajar directos a la pista que recorre la base de la sierra, sino que fuimos saltando de una senda a otra hasta situarnos ya muy cerca de la collada,


Por fin alcanzamos la collada (681 m), con la silueta del Pico Gorrión nuevamente al frente. Allí salió a recibirnos un cachorro de mastín con ganas de mimos.


Bajamos unos metros por la pista que desciende hacia Aciera, pero enseguida la abandonamos, tomando a su derecha el viejo sendero que pasa por entre las cabañas de Foxaca (665 m).


Guapa la majada, amplia, con numerosas cabañas de buen tamaño, muchas de ellas aún en uso.


Desde Foxaca continúa el viejo sendero, que conserva el empedrado en largos tramos.


La senda nos lleva a un cruce de caminos, situados en un altozano. Allí se ubican las ruinas de la antigua iglesia de Santa Eulalia de Pirueño (515 m), un lugar que merece la pena visitarse.


El edificio está en completa ruina, pero se mantienen parte de sus muros perimetrales y del ábside, así como un par de arcos de puertas laterales. El arco sur enmarca el espléndido texu que acompaña a la iglesia, de la que la primera referencia la tenemos en la carta fundacional del Monasterio de Santo Adriano de Tuñón, del 891.


Tras la visita seguimos hacia Pirueño, pueblo que nos sorprende porque cuenta con todas sus casas perfectamente rehabilitadas.


Ya solo quedaba bajar por la pista que nos llevaría de nuevo a  El Ḷḷano, donde teníamos el coche. Allí cambio de ropa y como el refugio estaba cerrado, tuvimos que buscar otro sitio para tomarnos la correspondiente cerveza. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

8 comentarios:

  1. Muy guapa la ruta y el reportaje correspondiente. Buenos recuerdos me trae pues, como bien sabes, en los últimos meses hemos pateado al detalle esta hermosa sierra. Gracias por mencionarme en tu blog, todo un detalle. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estupendo reportaje de una tarde muy bien aprovechada, una sierra la de Caranga sin desperdicio, un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me has traido unos muy buenos recuerdos con esta ruta. A nosotros solo nos falto la ventana.
    Preciosa ruta. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ventana no es un sitio muy habitual. Pero si que es cuando menos curioso. A mi son cosas que me llaman mucho la atención y me gusta visitar.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Pues no sabia nada de esa ventana, la vez que subimos lo hicimos desde Aciera y en ningun momento la divisamos, pero recuerdo que las vistas desde la Sierra sobre todo el valle son impresionantes.
    UN Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esa ventana no se ve desde todas partes. Aún así, sin ventana y todo, la ruta es bien guapa.
      Un saludo

      Eliminar